Suscribete a nuestro boletín 

  • White Facebook Icon

© 2019 by TheHours. Proudly created with Wix.com

Un grupo de profesionales argentinos creó de manera remota el proyecto RespirAr

Solución colaborativa ante la inminente escasez de instrumentos de respiración

artificial. Un grupo de profesionales desarrollaron un dispositivo de emergencia de

ventilación automática para pacientes con insuficiencia respiratoria por Coronavirus.



Ante el pronóstico de colapso del sistema de salud y la escasez de recursos para hacer

frente al Coronavirus (COVID-19), un grupo de profesionales argentinos creó de manera

remota y en plena cuarentena el proyecto @RespirAr.


Ante los pronósticos que vaticinan un colapso del sistema de salud, y la falta de

respiradores, un grupo interdisciplinario de profesionales se unió para buscar la solución y

desarrollar dispositivos de ventilación automática para pacientes con insuficiencia

respiratoria por Coronavirus.


RespirAr reúne a un grupo de expertos en diferentes áreas que aportan conocimientos,

capacidad de fabricación, recursos e insumos para dar apoyo a los trabajadores de la salud,

aprovechando la tecnología y las oportunidades del trabajo colaborativo entre médicos,

ingenieros, diseñadores, makers de impresoras 3D, y diferentes actores del sector público y

privado. En 48 horas se han sumado más de 1700 técnicos y profesionales de todo el país.

Luego de advertir que la falta de respiradores puede causar muchas muertes evitables, el

grupo analizó diferentes dispositivos de fabricación rápida que están diseñando en distintas

partes del mundo en respuesta a la pandemia. Así surgió la idea de crear una solución para

la Argentina, que tenga un formato fácil de replicar para solucionar de manera rápida,

económica y descentralizada la provisión de productos e insumos y complementar el trabajo

de agentes del sistema de salud. Esto no busca ser un Dispositivo MÉDICO.



Para poder trabajar en esta iniciativa desde el aislamiento se armó un grupo de WhatsApp para sumar el aporte de autoridades en distintos campos de la medicina, expertos en robótica, autoridades gubernamentales, y distintos profesionales con capacidad de validar y

dar vida al proyecto. En menos de 24 horas y de manera orgánica creció la red de contactos de manera exponencial sumándose cientos de profesionales con entusiasmo e ideas innovadoras.


Lucas Vasarotto, Sebastián Chuffer y Jeanette Acosta armaron @RespirAR para crear un dispositivo. En tres días se viralizó la propuesta y la gente lo tomó como un canal para impulsar distintos proyectos, por lo que decidimos darle entidad propia al proyecto CARMA -Ciclador Automático de Respirador Manual- cuyo desarrollo está a cargo de Lucas

Vassarotto, y destinar la plataforma www.proyectorespirar.org para canalizar los esfuerzos y

el entusiasmo generado hacia soluciones concretas para el sistema de salud.


Al día de hoy el equipo de @RespirAR está recibiendo en sus redes a todos los interesados

y agrupando tres líneas principales de trabajo: el proyecto CARMA, el proyecto Pantallas

Faciales, y el proyecto Makers 3D. Rápidamente habrá más subdivisiones conforme el

volumen de participantes y las propuestas que vayan surgiendo.


Proyectos que RespirAr está desarrollando:

CARMA: Ante una crisis respiratoria, un profesional de la salud debe ocuparse de bombear

“a mano” resucitador manual “AMBU” (por sus siglas en inglés Airway Mask Bag Unit) para

sostener la entrada y salida de aire los pulmones del paciente. CARMA es un dispositivo

que permite automatizar mecánicamente la acción de presión sobre el AMBU para que no

sea necesario que un profesional de la salud deba accionarlo. El dispositivo cuenta con

sensores que permiten monitorear el estado del paciente. Todas etapas del desarrollo están

siendo validadas por parte del equipo médico y profesionales de la salud que se han unido

al proyecto para que esté rápidamente a disposición.


- NO es un dispositivo o equipo médico.
- NO es un Respirador o el reemplazo del mismo.
- ES una herramienta de asistencia para el momento del colapso del sistema
sanitario.

PANTALLAS FACIALES: Las pantallas faciales se han convertido en un método eficiente

para generar una barrera entre los profesionales de la salud y la partículas que emiten los

infectados por el virus. Hay varios modelos en circulación y por ello generamos un grupo de

discusión específico en WhatsApp para generar aportes sobre la alternativa más rápida de

escalar, más segura y asequible.


MAKERS 3D: Hemos organizado un grupo de Makers 3D, para que compartan toda la

información sobre insumos, repuestos, válvulas, mascarillas, y todo otro elemento que

puede ser fabricado de forma sencilla para que luego puedan pasar por los procesos de

validación necesarios y así hacerlos llegar a los sectores que los necesitan.

Lo impactante de este movimiento es la capacidad de trabajar en equipo que cientos de

personas desconocidas lograron en poco tiempo buscando resolver un problema en común.

Quizás de esta crisis de salud pública, de este aislamiento forzado, de esta pandemia, no

sólo surja una respuesta colectiva frente a la crisis, sino también un aprendizaje a futuro

para trabajar en colaboración y enfrentar los desafíos que tenemos como aldea global.

La participación de la gente, de manera viral y desinteresada, es creciente. De a poco y con

mucho esfuerzo estamos organizando y gestionando las iniciativas. Invitamos a todos los

que quieran unirse a colaborar y aportar soluciones para enfrentar el problema.